jueves, 22 de septiembre de 2016

Reseña: Sin Igual

FICHA TÉCNICA


Título: Sin Igual

Título original: Unrivaled

Saga a la que pertenece: Beautiful Idols 1

Autora: Alyson Noël

Editorial: HarperCollins Español

Nº de páginas: 352 págs

ISBN: 9780718080303




SINOPSIS
Todo el mundo quiere ser alguien.
Layla Harrison quiere intercambiar sus tiempos de playa por un escritorio de reportera. Aster Amirpour quiere gritarle al siguiente director de reparto cuando le dice: «necesitamos étnico, pero no tu tipo de étnico». Tommy Phillips sueña con comprarse una guitarra de doce cuerdas y usarla para trazar virtuosamente el camino hacia la vida de su famoso padre ausente.
Pero Madison Brooks tomó las riendas del destino y lo hizo su sirviente hace mucho tiempo. Ella es la estrella más popular de Hollywood, y las cosas que hizo para que su nombre estuviera en boca de todo el mundo son meramente una mancha en el pavimento, polvo debajo de sus tacones marca Louboutin. Eso hasta que Layla, Aster y Tommy se encuentran con una invitación VIP al mundo glamuroso y áspero de la vida nocturna de Los Ángeles, y atraídos a una competencia altamente riesgosa donde Madison Brooks es el objetivo. Justamente cuando sus esperanzas comienzan a resplandecer como estrellas entre el smog de California, Madison Brooks desaparece… Y todas sus esperanzas se desvanecen en la neblina y confusión de sus mentiras. Este libro de la autora best seller número uno del New York Times en una emocionante historia de suspenso sobre cómo nuestros sueños más desesperados pueden convertirse en nuestras más oscuras pesadillas.


RESEÑA
Empecé este libro gracias a la recomendación de una amiga y, como todos los libros que me recomienda no me ha defraudado.
Nos muestra las historias  de Layla, Aster, Tommy y Madison, 4 chicos que viven en Los Ángeles y que no tienen nada en común aparentemente ya que todos se conocen gracias al gran magnate de los principales clubs de noche de Los Ángeles, Ira Redman.
Layla Harrison es una chica que entra a trabajar para Ira para así poder conseguir el dinero suficiente para irse a estudiar Periodismo a Nueva York, su sueño desde pequeña. A pesar de que a su novio Mateo no está de acuerdo por motivos de su pasado, la apoya en que haga lo que cree que es mejor para su futuro.
Aster Amirpour es una chica que tiene su vida resuelta, pero solo si decide seguir los parámetros que han creado sus padres para la vida perfecta que quieren para ella, una vida en la que le buscan un marido y ella se dedica a cuidar de los niños e ir a la peluquería y al gimnasio. Pero ella no se conforma con ser la niñita que quieren sus padres, quiere ser una artista de cine y luchará por ello.
Tommy Phillips llega desde un pequeño pueblo de Tulsa a la gran ciudad en busca de una oportunidad para hacerse un hueco en el mundo de la música, un mundo al que es muy complicado acceder. Trabaja en una tienda de música vintage.
Ellos tres, tras pasar un casting, entran a trabajar para Ira con el incentivo de una gran suma de dinero si consiguen los objetivos fijados por su jefe.
Madison Brooks, por el contrario, es una joven estrella de Hollywood que ha llegado donde está gracias a su insistencia por convertirse en alguien en ese mundo y a su afán por esconder su pasado, pasado que ni los mejores reporteros han conseguido desenterrar.
Esta historia, a pesar de estar escrita en tercera persona, te permite conocer a los personajes en profundidad, desvelando sus pensamientos más oscuros y sus mayores miedos.
Cada capítulo te va mostrando la historia desde la perspectiva de uno de los personajes, hasta que las historias de todos los personajes se unen en esos clubs tan selectos de la noche y empieza a ser una historia continuada.
Es amena, entretenida y con unos personajes muy bien definidos, cada uno tiene una personalidad muy distinta del resto, pero juntos forman un buen equipo, equipo que se une a partir de la desaparición de Madison Brooks.
Poco a poco, la historia nos va dejando ver que ni los malos son tan malos ni los buenos tan buenos, que aquellos en los que creías que podías confiar te dan la espalda y que la gente que pensabas que estaba allí para hundirte al final resultan ser buenos aliados. Todo siempre bajo la supervisión de Ira Redman, el hombre que controla la noche de Los Ángeles.
Sin duda es una lectura que, a pesar de no tener romance apenas (soy la fan 1 de las novelas románticas), te engancha al libro desde el primer momento y no quieres parar de leer hasta acabarlo y el final te deja con ganas de leerte la segunda parte ya.

FRASES FAVORITAS
Para aquellos que saben mirar (y para los afortunados que tienen su hueco en la lista de invitados), también sirve de oasis: un oasis poblado por los clubes nocturnos más codiciados de la ciudad, una especie de puerto de abrigo hedonista para jóvenes fabulosamente ricos.

Todo ese mundo es mentira, e Ira se ha ganado a pulso su  ama de ser una alimaña. Le importan una mierda los chicos que le han hecho rico. Solo piensa en sí mismo.

Miró angustiado su bella cara y pensó que parecía muy pequeña y vulnerable, cubierta con su chaqueta de cuero. Entre tanto no paraba de repetirse para sus adentros: «No es más que una chica. Una chica en apuros. Necesita tranquilidad, consuelo, calma y un poco de apoyo. Tú puedes darle todo eso».

Estaba preocupado por ella. Era sin duda muy dura y capaz, pero él había percibido en ella una vulnerabilidad que los demás ni siquiera sospechaban. Necesitaba saber que estaba bien. Que lo que la había impulsado a marcharse sin dar explicaciones no había tenido consecuencias negativas ni (Dios no lo quisiera) le había causado daño alguno. Si había llegado a la conclusión de que besarle había sido un error y no quería volver a verle, lo superaría. Mientras ella estuviera bien, podía superarlo. Eso era lo único que importaba.

Había estado tan absorta luchando contra las absurdas expectativas de sus padres que no se había detenido a pensar en la lucha de su hermano. Javen tenía alma de artista, pero sus padres le empujaban tercamente hacia una profesión más rígida. Le gustaban los chicos, pero ya le estaban buscando una esposa conveniente. En su mundo minuciosamente estructurado, la improvisación no tenía cabida. Y pese a su juventud y su belleza, las expectativas que habían puesto en él empezaban a pasarle factura.