jueves, 29 de septiembre de 2016

Reseña: P.D. Todavía te quiero

FICHA TÉCNICA


Título: P.D. Todavía te quiero

Serie a la que pertenece: A todos los chicos de los que me enamoré 2

Título Original: P.S. I still love you

Autor: Jenny Han

Editorial: Destino

Número de Páginas: 360

ISBN: 9788408155270



SINOPSIS
Lara Jean no esperaba enamorarse. Mucho menos enamorarse en serio de Peter. Al principio era una fantasía. Pero de pronto, ya no es sólo eso, y ahora Lara Jean está muy confundida. Otro chico del pasado vuelve a su vida y lo que sentía por él también resurge. ¿Puede una chica estar enamorada de dos chicos a la vez?


RESEÑA
Siempre dicen que las segundas partes no son buenas pero en este caso se equivocan. Después de leer la primera parte, las expectativas estaban muy altas pero Jenny Han ha conseguido volver a estar a la altura y hacer que me vuelva a enamorar de todos y cada uno de sus personajes (puede que con excepción de Genevieve, nunca he sido fan de las personas malas y manipuladoras por naturaleza, pero que casi casi consigue que le coja cariño y todo). No mantiene la situación de pareja feliz e idílica en la que todo es maravilloso, te muestra los problemas que puede tener cualquier pareja y continuar con la relación solucionándolo
A la vez que avanza la historia, se va viendo una evolución de los personajes, desde la tímida e introvertida Lara Jean, dependiente de su hermana Margot a una chica de penúltimo año de instituto que es capaz de ayudar en casa, sobrevivir a las críticas de instituto y dejar de ser esa niña invisible que pasa inadvertido entre clase y clase. Para evitar pasar inadvertido, ha contado con la ayuda de Peter, el cual se ha convertido en un gran apoyo para ella aunque en un principio todo fuera un mero “contrato” como lo denominan ellos dos.
El punto cómico del libro lo da la hermana pequeña Kitty que, para tener 10 años, tiene salidas que no se esperan de ella; muchas risas me echo con esta niña. Por otro lado, el papel de Margot disminuye en este libro con respecto al anterior, ya que debido a su situación de estudiante en Escocia, es complicado que participe del día a día de una casa de la que le separan varios miles de kilómetros. 
El triangulo amoroso se modifica ya no son Josh-Lara Jean-Peter, Josh continúa con su vida y, cuando ya la pareja feliz (a ratos) parece que va a tener una buena temporada, aparece en escena John, lo que nos lleva a John- Lara Jean-Peter.
A pesar del cambio de triangulo amoroso, sigo siendo del team Peter, el típico chico duro y popular que, una vez que lo conoces, toda esa fachada cae y nos deja ver a un chico muy dulce y cariñoso, preocupado por hacer feliz a las personas que le importan, pero que, si le haces daño, vuelve a esa coraza y se transforma en un chico frío que no muestra sus sentimientos. Siempre he tenido debilidad por los chicos malos.
Y el final…. Increíble, justo cuando piensas que tienes claro cómo va a acabar, le da una vuelta y cuando vuelves a tener tu final montado, pum, otra vuelta. Aunque son vueltas predecibles te quedas pensando si el final que tú quieres es el que va a ser o si te lo van a cambiar.

FRASES FAVORITAS
Es un pensamiento que me consuela, pero no sé si me lo creo, o al menos no del todo. 
Creo que ese tiempo quizá sea distinto para los jóvenes. Los minutos son más largos, más fuertes, más vibrantes. Lo único que sé es que cada minuto sin él me parece interminable, como si solo estuviera esperando, simplemente esperando a que regrese junto a mí. Yo, Lara Jean, sé que no lo hará, pero mi corazón no parece entender que se ha terminado.

No sabía que pudieses echar de menos tanto a alguien cuando está a solo a centímetros de distancia. Quizá sea porque no me mira ni una sola vez. Hasta ahora no había comprendido del todo el papel tan grande que ha adquirido en mi vida. Se ha hecho tan… familiar. Y ahora ha desaparecido. No desaparecido, sigue aquí, pero ya no puedo acceder a él, lo que probablemente sea aún peor. Durante un tiempo fue bueno. Muy muy bueno. ¿No lo fue? Tal vez las cosas muy muy buenas no están destinadas a durar mucho tiempo; tal vez eso es lo que las hace mucho más dulces, su transitoriedad. Tal vez solo esté intentando sentirme mejor. Funciona, pero apenas. Por ahora, apenas es suficiente.

Ahora sé que no quiero amar o que me amen a medias. Lo quiero todo y, para tenerlo todo hay que arriesgarlo todo.