Reseña: La Maldición del Ganador


Título: La maldición del ganador

Título original: The winner’s curse

Saga a la que pertenece: Ganador 1

Autora: Marie Rutkoski

Editorial: Plataforma Neo

Nº de páginas: 384 págs.

ISBN: 9788416429707





CONSEGUIR AQUELLO QUE DESEAS PODRÍA COSTARTE TODO LO QUE AMAS Como hija del general de un gran imperio que se deleita en la guerra y en la esclavitud, Kestrel solo tiene dos opciones: unirse al ejército o casarse. Sin embargo, todo su mundo da un giro radical cuando la chica encuentra un esclavo cuyos ojos parecen desafiar al mundo entero y, siguiendo su instinto, termina comprándolo por una cantidad ridícula de dinero. Pero el joven guarda un secreto, y Kestrel aprende rápidamente que el precio que ha pagado por otro ser humano es mucho más alto de lo que podría haber imaginado. Que ganar aquello que quieres puede costar todo lo que amas. Ambientada en un mundo imaginario, La maldición del ganador es una historia de conspiraciones, rumores, secretos y rebeliones en la que todo está en juego y en la que la verdadera apuesta consiste en conservar la cabeza o seguir al corazón.


Estoy flipando, IN-CREÍ-BLE. No sé por dónde empezar. Ha sido una buena elección de inicio de año. Aunque ya me llamaba la portada, no sabía si me iba a gustar la historia y me he llevado una grata sorpresa al descubrir que soy súper fan de Kestrel y comparto muchas opiniones de la vida con ella.
La historia nos muestra a Kestrel, una joven de la alta sociedad valoriana y muy respetada debido a que su padre es el general Trajan. Un día, estando en el mercado con su amiga Jess, se cuelan por error en una subasta de esclavos herraníes. Cuando ve a Arin, siente la necesidad de comprarlo por culpa de esos ojos grises que la llaman desde el minuto cero.
Una vez ya en casa, Arin se da cuenta que Kestrel no es como su padre, ella tiene una bondad innata que la distingue del famoso general. Esa bondad hará que Arin, a pesar de querer odiarla, le sea imposible hacerlo. Su pasión por la música les unirá y crearán una relación amo-siervo bastante poco convencional, lo que dará mucho de qué hablar entre la sociedad valoriana.
Pero no todo es tan bonito dentro de esta idílica sociedad y Kestrel sentirá la traición de quien menos se lo esperaba. Eso supone un duro golpe para ella y hace que se replantee si todo lo que conocía hasta ahora como bueno y malo es cierto o le han estado contando la versión de la historia que le interesaba.
La historia, a pesar de no ser la típica romántica que suelo leer, me ha enganchado desde el minuto 1. Marie Rutkoski crea un mundo súper detallado que casi te hace creer que es real. Además la protagonista es real, real en el sentido de que se muestra tal y como es: una niña que discute con su padre, pero que no por eso deja de quererle, con una bondad que supera la de la gente de su alrededor con creces.
Por otro lado Arin, está resentido con los valorianos. Su pueblo sufre por culpa de la invasión y el solo busca la manera de ayudarles. Pero se da cuenta de que no va a ser tan fácil porque una muchacha inesperada le muestra una dulzura y una bondad que harán que para conseguir su objetivo de salvar a su pueblo, tenga que variar su estrategia para no hacer daño a esa persona que se ha ganado su corazón sin él darse cuenta si quiera.
Ambos protagonistas no contarán siempre con el apoyo de sus amigos: Jess intentará que Kestrel vuelva a ser la misma niña que era antes de la llegada de Arin y Cheat, por otro lado, intentará manipular todo lo posible a Arin para conseguir hacerse con el poder, sin darse cuenta de que Arin cada vez se alejaba más de él por las decisiones que estaba tomando.
Un libro lleno de misterios, estrategias militares y el inicio de un romance que tiene pinta de que va a ser uno de los favoritos del 2018. Tengo muchas muchas ganas de seguir con esta trilogía, pero no quiero que se acabe y a pesar de tener casi 400 páginas, me he bebido la historia.
100% recomendadísimo para todo el mundo, porque tiene un poco de todo y si no te gusta por un aspecto te gustará por otro!!!

—¿Dónde has estado? Debo ser nada para ti, que me ignoras por tanto tiempo.
—Lo siento.
Enai se suavizó, metiendo un mechón de cabello de Kestrel en su lugar.
—Realmente lo sientes. Entra, niña.

—Finge que has ganado un juego de Muerde y Pica. ¿Por qué fui? Pregúntame. No fue para ver a una chica que no existe.
—¿No… existe?
—Mentí.
Kestrel parpadeó.
—¿Entonces por qué fuiste al mercado?
—Porque quería sentirme libre. —Arin levantó una mano para tocar el aire junto a su sien, luego la dejó caer con torpeza.

El plan de ella para apoderarse de la nave era bueno. Su mejor opción. Aun así, siguió examinándolo como si fuese una herradura de caballo, tocando la superficie en busca de un defecto, una decisión peligrosa.
Él no podía verlo. Él pensó que debía haber uno, entonces se dio cuenta que la falla yacía en su interior. Esta noche la grieta en Arin se había abierto. Se había formado una batalla en su interior a una guerra en ebullición.
Por supuesto que él estaba seguro de que algo andaba mal.

Imposible. Era imposible amar a una Valoriana y también amar a su pueblo.




 
FREE BLOGGER TEMPLATE BY DESIGNER BLOGS