Reseña: La Química



Título: La Química

Título original: The Chemist

Saga a la que pertenece: -

Autora: Stephenie Meyer

Editorial: Suma de Letras

Nº de páginas: 632 págs.

ISBN: 9788491291244





«No iba a dejarles ganar. De ningún modo les podría en bandeja una solución tan fácil a su problema. Lo más probable era que al final acabaran con ella, pero aquellos malditos iban a tener que luchar. E iban a sangrar también.»
Antes trabajaba para el gobierno de Estados Unidos, aunque casi nadie lo sabía. Como experta en su campo, era uno de los secretos más oscuros de una agencia tan clandestina que ni siquiera tiene nombre. Hasta que la consideraron un lastre y fueron a por ella sin avisar.
Ahora rara vez se queda en el mismo lugar o utiliza el mismo nombre durante mucho tiempo. Ya han matado a la única persona en quien confiaba, pero sabe algo que sigue suponiendo una amenaza. La quieren muerta, y pronto.
Cuando su antiguo jefe le ofrece una salida, comprende que será su única oportunidad de borrar la enorme diana que lleva dibujada en la espalda. Pero eso implica aceptar un último encargo. Y, para su horror, la información que consigue vuelve aún más peligrosa la situación.
Decidida a afrontar el desafío cara a cara, empieza a prepararse para la peor pelea de su vida, mientras se da cuenta de que se está enamorando de un hombre que solo puede complicar sus posibilidades de supervivencia. Ahora que sus opciones menguan a marchas forzadas, deberá aplicar su especial talento de formas en las que nunca antes habría soñado.
En esta novela intensa y arrolladora Meyer ha creado una irresistible heroína con unas habilidades muy especiales. Y demuestra una vez más por qué es una de las escritoras que más vende del mundo.


Sorprendida, esa es la palabra que mejor describe las sensaciones que me ha dejado el libro.
Lo último que había leído de esta autora era Crepúsculo, así que no tenía las expectativas muy altas en este libro a pesar de lo bien que me habían hablado de él. Pero Stephenie Meyer ha conseguido engancharme con una historia trepidante llena de acción, personajes increíbles, estrés y mucha mucha química.
La historia nos presenta a Alex, una joven que, a pesar de utilizar ese nombre, hace mucho que tuvo que dejar olvidada su identidad para poder sobrevivir. Lleva años huyendo de su gobierno, por miedo a que la maten. Conoce demasiados secretos, por lo que ha desarrollado una serie de trucos y técnicas que le permiten conseguir su objetivo: sobrevivir un día más.
Pero un día recibe un correo que puede suponer el cambio de vida que necesitaba. Le dan la oportunidad de conseguir una información a cambio de su libertad total. Esto supondría dejar de huir, tener un sitio al que volver cada noche y poder conseguir un trabajo estable que le guste.
Pero a cada paso que da en dirección a la ansiada libertad, surge una nueva traba. Además, tendrá que aprender a confiar en gente, situación que hasta ahora le parecía imposible. Llegará al punto de tener una debilidad, algo que siempre había evitado, porque una debilidad le podía suponer la muerte.
Nuestra protagonista, Alex, es una ratita de laboratorio que, de un día para otro, cuando el gobierno considera que ya no es necesaria, tiene que aprender a sobrevivir sin dejar ningún tipo de rastro que pueda llevar a los agentes hasta ella. A lo largo de la historia se va convirtiendo en uno de los personajes más fuertes que me he encontrado en muchos años en un libro. Pero a pesar de ser tan fuerte, tiene una debilidad. Una debilidad con nombre y apellidos.
Aunque la historia se centra en la supervivencia de Alex, algunos personajes, secundarios (no tan secundarios) tienen una gran importancia para que consiga sobrevivir.
Daniel es un pobrecillo que estaba en el lugar equivocado en el momento equivocado y tiene el hermano equivocado. Esto hace que se vea envuelto en una serie de situaciones que le vienen grandes porque se encuentra en un mundo que no entiende y que desconoce completamente. Pero con la ayuda adecuada, dejará de ser el típico profesor de instituto para hacerse fuerte a marchas forzadas, dado que la situación lo exige.
Kevin es la peor pesadilla de cualquier mujer. Es chulito, creído, prepotente y se cree el mejor por ser un agente especial. Pero se encontrará con Alex, una fuerza que le parará los pies en seco y le hará recapacitar antes de tomar decisiones precipitadas que pondrán en peligro no solo su vida, también la vida de los que se encuentran a su alrededor, incluido su hermano.
Como debut de esta autora en el género adulto, Stephenie Meyer ha hecho un trabajo increíble que me ha hecho pasar unos ratos geniales con su historia. Tras cada esquina hay un peligro nuevo que te mantiene atado a la historia en todo momento. Además nunca sabes por donde te va a salir la siguiente sorpresa, lo que es un gran plus.

No había tenido a nadie con quien turnarse para conducir, pero tampoco pasaba nada, porque así no tenía que confiar en alguien. La confianza mataba.

—No… No sé cómo podría volver a mi antigua vida —dijo intentando explicarlos—. Ahora ya no sabría cómo hacerlo, si tuviera que ser sin ti. Que seas mi debilidad es lo mejor que me ha ocurrido jamás.

—Me siento torpe —reconoció ella—. Tonta. Eufórica. ¿Por qué parece todo tan positivo? No logro encadenar ideas lógicas. Intento preocuparme y termino sonriendo. Es posible que esté enloqueciendo, y no me importa ni la mitad de lo que debería. Quiero darme puñetazos, pero la cara por fin se me está empezando a curar.
Daniel rio.
—Es una de las pegas de enamorarse, me parece a mí.

—Te amo —musitó.
Alex soltó una carcajada, un ruido breve y agitado que se correspondía con los temblores de sus manos.
—Sí, eso ya lo tenía más o menos claro, me parece. Sí que me ha costado, ¿eh? Pero en fin, de todas formas, yo también te amo.

—Por fin hablamos el mismo idioma.




 
FREE BLOGGER TEMPLATE BY DESIGNER BLOGS