lunes, 28 de noviembre de 2016

Reseña: Miss You

FICHA TÉCNICA



Título: Miss You

Título original: Did I mention I miss you?

Saga a la que pertenece: You 3

Autora: Estelle Maskame

Editorial: Planeta

Nº de páginas: 424 págs

ISBN: 9788408149996



SINOPSIS
Un amor imposible de olvidar. Llega el esperado desenlace de la trilogía You.

Ha pasado un año desde la última vez que Eden habló con Tyler. Sigue furiosa con él por haberse marchado de manera repentina el pasado verano, pero ha hecho todo lo que ha podido para seguir adelante con su vida en la universidad de Chicago. Cuando llegan las vacaciones, regresa a Santa Mónica pero no es la única que ha decidido volver a casa.


RESEÑA
Una gran trilogía que llega a su fin.
Estaba deseando hacerme con este libro para poder decidir si adoro a esta pareja o la odio y hay que decir que se han ganado mi corazoncito.
Tras todo el año en la Universidad de Chicago, Eden decide volver a casa durante las vacaciones. La situación con su padre, tras descubrirse la relación que tenía con Tyler, se volvió muy tensa hasta el punto de llegar a ser insostenible. En cambio su madre solo buscaba que ella fuera feliz, con Tyler o sin él.
Después de que Tyler abandonara a Eden sin previo aviso en verano, ésta se ha dedicado a intentar recuperarse e intentar reconstruir su corazón roto. Llega un momento en el que se cansa de llorar y de sufrir y empieza su etapa de odio hacia Tyler y es unos 6 meses antes del reencuentro cuando asume que Tyler no va a volver y le da por perdido ya definitivamente.
Pero la vuelta a Santa Mónica le trae todos los recuerdos sobre él, sentimientos agridulces. La situación en casa de su padre es cada vez más insostenible: su padre no le habla, su hermano Jamie le odia y solo su hermano pequeño y su madrastra sienten aprecio por ella. Siempre que puede huye de esa casa.
En toda esa tensión familiar reaparece Tyler de sorpresa, organizándolo todo con su madre. La primera en enterarse es Eden y, en el momento en el que le ve, el mundo le da un vuelco. Su primera reacción es recuperar todo ese rencor que creía olvidado hacia él. Aunque no es la única que no se alegra de verle. El padre de Eden pretende echarle según le ve aparecer por el salón de la casa.
Pero en este momento, es Ella, la madrastra de Eden, la que toma las riendas de la situación para tratar de salvar la familia y decide hacer un viaje de fin de semana todos juntos. Con ese viaje pretende unir a toda la familia, pero no sale como había previsto.
Por suerte, este plan de Ella sirve para volver a unir a Tyler y a Eden y, tras un día y medio insufrible de vida familiar, deciden escaparse en el coche de Tyler para ver si todavía su relación tiene salvación.
Cuando se escapan, se dirigen a Portland, ciudad en la que lleva Tyler el último año intentando redimirse y hacer algo bueno. Viejos amigos reaparecen en la vida de Eden y nuevas personas le harán cambiar su perspectiva de vida. Todo lo que pensaba que sabía de su vida y de la de Tyler va a sufrir un cambio radical. Estando en Portland, Tyler le muestra lo que lleva haciendo todo el año, lo que ha sido su vida e intenta que Eden sea participe de ella, pero cuando aparecen ciertas personas en la vida de Tyler, no sabe si será capaz de formar parte de todo lo que está transformando por dentro a Tyler.
Todas las locuras que están dispuestos a hacer el uno por el otro demuestran que sus sentimientos por el otro siguen ahí, pero les quedan 3 años separados, él en Portland y ella en Chicago hasta que acabe la carrera. ¿Serán capaces de, a pesar de la distancia, seguir juntos o terminarán por separarse por todos los contras que tiene su relación? Y más importante, ¿será el “qué dirán” un impedimento para su relación?
Sin duda una de las más grandes trilogías que me ha encantado y enganchado que me ha mostrado una vez más que la opinión del resto te tiene que dar igual si quieres ser feliz.


FRASES FAVORITAS
Sin embargo, permanece en silencio, mueve los labios un poco, como si estuviera intentando articular palabras pero no supiese bien qué decir. Tras unos segundos, ya no tiene que hablar. Sus ojos lo hacen por ella.
Se han desplazado por encima de mi hombro hacia algo detrás de mí, su mirada es atenta y serena, y entonces oigo la voz que tiene el poder de paralizarme por completo. Es imposible confundirlo con otra persona, y se me corta la respiración y se me hace un nudo en el estómago en el mismo momento en que las primeras palabras salen de su boca.
Todo, absolutamente todo, se detiene cuando lo oigo decir:
—Está hablando de mí.
Sorprendida, me doy la vuelta. Y allí está. Así, sin más, después de un año, está plantado delante de mí, alto y ancho, con vaqueros negros, camiseta blanca, pelo oscuro, ojos de color esmeralda... Es la persona que lo fue todo para mí, y no me di cuenta de que era mi todo hasta el momento en que se marchó y jamás regresó.

Quería ser mejor persona, no porque te lo debiera a ti, sino porque me lo debía a mí mismo. —Se queda en silencio, ladea la cabeza hacia abajo, y luego murmura entre dientes—: Me lo debía a mí mismo.

Olvidémonos de todos y de todo mientras intentamos encontrar la manera de resolver este lío. No pienso volver sin ti, porque no me importa lo que digas: necesito arreglar esto.

No podría apartarlo aunque quisiera, porque me quedo paralizada por el mero tacto de sus dedos.