lunes, 5 de diciembre de 2016

Reseña : 33 razones para volver a verte

FICHA TÉCNICA



Título: 33 razones para volver a verte

Título original: -

Saga a la que pertenece: Volver a ti 1

Autora: Alice Kellen

Editorial: Titania

Nº de páginas: 320 págs

ISBN: 9788416327041



SINOPSIS
Mike, Rachel, Luke y Jason han sido amigos inseparables desde pequeños.

Pero sus caminos se alejaron cuando Rachel cometió el error de enamorarse del chico equivocado, Mike, que terminó traicionando a la única persona que siempre estuvo dispuesta a arriesgarlo todo por él.
Cinco años después, el destino vuelve a unirlos; pero ahora Rachel ha cambiado, es tan arisca como su gato Mantequilla y ya no se permite confiar en nadie. Por eso, a pesar de estar a punto de ser desahuciada, lo último que desea es dejarse convencer para mudarse con ellos. ¿Cómo podría mantener su corazón intacto y a salvo viviendo bajo el mismo techo que Mike?
Sabe que esconde secretos y que su mirada gris es capaz de despertar todos los recuerdos que ella lleva tanto tiempo intentando olvidar.


RESEÑA
Como adoro estas historias. Muestran una relación de verdad con sus problemas y sus buenos momentos.
El libro se inicia con un flashback del momento en el que se conocen estos 4 amigos, haciendo un pequeño recorrido a través de los primeros años de amistad: la llegada a la urbanización de Rachel, el desarrollo de su amistad con Jason y su relación con Mike.
Pero no todo es bonito: Mike tiene muchos problemas en casa y nada le es fácil. Ella es la única que lo sabe. A pesar de eso, lo apuesta todo por él y se termina enamorando. Pero él le traiciona de una manera que ella jamás esperaría.
Poco tiempo después muere el padre de Rachel y eso supone un antes y un después definitivo en su vida.
Tras la traición, ella desaparece y se distancia de sus amigos para intentar recuperarse, pero cuando se reencuentran 5 años después, todos se dan cuenta de que nada es lo que era. Rachel, desde ese día en que Mike le traicionó, no ha vuelto a ser la misma, no ha vuelto a confiar en los hombres.
Cuando desahucian a Rachel y casi se ve en la calle por no encontrar un nuevo piso, el destino vuelve a reunir a Rachel y a Jason y, tras mucha persuasión por parte de Jason, consigue que Rachel se vaya a vivir con él, con Luke y con Mike, al menos temporalmente.
Volver a ver a Mike supone un duro golpe para ella. Esa barrera que había levantado empieza a verse que no es tan resistente como ella creía y que Mike sigue teniendo el mismo influjo que tenía sobre ella cuando era más pequeña. Y, desde luego, vivir con él no ayuda mucho a mantenerse distante.
Esa entrada repentina en su vida hace que de un giro de 180º a pesar de mantenerse distante en todo momento, ya que él no hace más que entrar en su día a día: desde salir a correr con ella hasta prepararle tortitas para el desayuno.
Cada minuto del día en casa se dedica a intentar recuperar a Rachel. Su descaro y su desparpajo muchas veces le frustran y le atraen a partes iguales. Intenta corregir los errores del pasado y enmendar la situación con Rachel.
Tras unas duras palabras por parte de Rachel, consiguen empezar una amistad de cero, pero, ¿hasta dónde está dispuesta a abrirse a Mike? ¿Conseguirán reencontrarse y retomar lo que abandonaron hace 5 años?
Es la primera obra que leo de esta autora pero no va a ser la última eso desde luego. La forma de escribir sencilla con la que te mete dentro del personaje y hacerte entender cada cosa que le pasa es, sin lugar a dudas, algo maravilloso que hace que te enganches a la historia.


FRASES FAVORITAS
—Mike, has recreado un cielo en el techo de tu habitación.
—Ya, bueno, a veces todavía necesito distraerme. Pero ahora te tengo a ti. Y a tus pecas. —La miró de reojo.

—¿Cómo voy a perderme, Mike? —Apoyó un codo sobre la mesa—. ¿Crees que soy medio lela o algo así? Cuando pienso que ya no puedes sorprenderme más…
—Lo único que creo es que no conoces bien la zona. Eso es todo. —La miró con curiosidad—. ¿Cuántos kilómetros corres?, ¿dos?, ¿tres? ¿Y si te alejas demasiado y luego no sabes volver?
—Diez. Mínimo diez.
—¿Diez?
—Eso he dicho.
—Hum… —Mike la miró de arriba abajo, repasando las curvas de su cuerpo y consiguiendo que se encogiese un poco sobre sí misma—. Suena interesante. Eso explica muchas cosas… —aprobó tras el escrutinio.