lunes, 31 de octubre de 2016

Reseña: La Selección

FICHA TÉCNICA


Título: La Selección

Título original: The Selection

Saga a la que pertenece: La Selección 1

Autora: Kiera Cass

Editorial: Roca Editorial

Nº de páginas: 240 págs

ISBN: 9788499185286




SINOPSIS
Para treinta y cinco chicas, La Selección es una oportunidad que solo se presenta una vez en la vida. La oportunidad de escapar de la vida que les ha tocado por nacer en una determinada familia. La oportunidad de que las trasladen a un mundo de trajes preciosos y joyas que no tienen precio. La oportunidad de vivir en un palacio y de competir por el corazón del guapísimo príncipe Maxon.
Sin embargo, para America Singer, ser seleccionada es una pesadilla porque significa alejarse de su amor secreto, Aspen, quien pertenece a una casta inferior a la de ella; y también abandonar su hogar para pelear por una corona que no desea y vivir en un palacio que está bajo la constante amenaza de ataques violentos por parte de los rebeldes.



RESEÑA
Esta historia me hablaron muy bien de ella y, tras investigar un poco sobre ella decidí leerla. De esto ya hace un año y, esta semana he decidido volver a leérmela porque me encantó en su día y, esta segunda lectura no me ha defraudado.
Nos encontramos en un mundo en el que, tras la III Guerra Mundial, las personas han sido divididas en 8 clases sociales, cada una de las cuales tiene un estilo de vida determinado y unos trabajos que deben realizar. Las 3 primeras clases son las clases altas, las clases 4 y 5 son clases medias y a partir del 6 son clases que tienen bastantes dificultades económicas. Los ochos son los más pobres, no cuentan con apenas recursos.
Cuando el príncipe decide casarse, se ofrece a todas las jóvenes de entre 16 y 20 años la posibilidad de presentarse a La Selección, un concurso que permitirá a una de las jóvenes del reino ser la princesa de Illéa. Unas se presentan para conseguir la corona, otras para conseguir al príncipe y algunas solo huyen.
Y aquí encontramos a la protagonista, America Singer, una cinco que piensa que tiene la vida resuelta: está enamorada de Aspen un chico de una casta inferior y, aunque no sabe como se lo tomarán sus padres, es consciente de que quiere pasar con él su vida.
Pero todo se complica cuando el príncipe decide buscar esposa y Aspen le pide que se presente a La Selección, algo que ella no quiere. Cuando es seleccionada, huye al palacio para evitar seguir viendo a Aspen, e intentar así superar la ruptura. Además, estar en el palacio supone una ventaja para su familia, ya que por cada semana que esté allí, su familia recibe una importante compensación económica.
Se va dando cuenta que vivir en palacio no es tan malo como le parecía. Aparte de toda la riqueza y las abundantes comidas, conoce a chicas increíbles que están en su misma situación y conoce al príncipe.
El primer encuentro entre ambos no es el ideal: America termina acusando a Maxon de superficial mientras le grita.
Puede que sea que ella no le baila el agua, esa chispa de vida en sus ojos o la gran sinceridad que tiene, no se sabe, pero Maxon se queda prendado de ella desde el primer momento y, aunque ve que no es recíproco no deja de intentar conquistarla.
Habrá que ver si Maxon consigue hacerse un hueco en su corazón o si Aspen le ha marcado demasiado como para dejar a nadie más acercarse.
Sin duda es una gran obra que te engancha desde la primera página. El mundo en el que se desarrolla la historia está perfectamente creado y, a pesar de tener un gran componente romántico, te muestra una relación amorosa real, en la que no todo va sobre ruedas, en la que puede que no sea recíproco y entregas mucho con la posibilidad de salir dañado en el intento.

FRASES FAVORITAS
Pero yo quería a Aspen: hacía ya casi dos años que le amaba. Y él me quería a mí. Con él ahí delante, acariciándome el pelo, no podía imaginarme siquiera entrar en la Selección. Yo ya estaba enamorada.

Maxon Schreave es la personificación de todo lo bueno. Será un rey fenomenal. Deja que unas chicas que deberían ir todo el día con vestidos se pongan vaqueros y no se enfada cuando alguien que no conoce le cuelga etiquetas evidentemente erróneas —miré a Gavril, que sonrió. Y tras él, Maxon parecía intrigado—. La que se case con él será una chica afortunada. Y sea lo que sea lo que me depare el futuro, será para mí un honor ser súbdita suya.

—Así pues, ¿le estás escogiendo a él en lugar de a mí? —preguntó, en un tono lastimoso.
—No, no se trata de escoger a ninguno de los dos, ni a él ni a ti. Estoy escogiéndome a mí.

Aquella era la única verdad. Aún no sabía lo que quería, y no podía dejarme llevar por lo que fuera más fácil o por lo que otros pensaran que era más conveniente. Tenía que darme tiempo para decidir lo que era mejor para mí.