lunes, 10 de octubre de 2016

Reseña: Una noche. Deseada

FICHA TÉCNICA


Título: Una Noche. Deseada

Título original: One Night. Promised

Saga a la que pertenece: Una Noche 1

Autora: Jodi Ellen Malpas

Editorial: Planeta

Nº de páginas: 464

ISBN: 9788408132288




SINOPSIS
Olivia lo siente nada más entra en la cafetería. Es absolutamente imponente, con una mirada azul tan penetrante que casi se distrae al tomar nota de su pedido. Cuando se marcha, cree que no lo volverá a ver jamás, hasta que descubre la nota que le ha dejado en la servilleta, firmada «M».
Todo lo que él quiere es una noche para adorarla. Sin resentimientos, sin compromiso, sólo placer sin límites. Olivia y Miller. Miller y Olivia. Opuestos como el día y la noche, y aún así tan necesarios el uno para el otro. Él es distante, desagradable y misterioso: sabe siempre lo que quiere y la quiere a ella. Ella es dulce y atenta, una mujer joven de hoy en día que se hace a sí misma y debe encontrar las respuestas a los interrogantes de la vida y de las relaciones a medida que los vive. Quiere ser feliz y amada, pero cuando Miller entra en su vida se da cuenta de que ha perdido el control sobre sí misma y sucumbe a la pasión desenfrenada que nace entre ellos dos. ¿Debe escuchar a su corazón o a la razón?


RESEÑA
Cuando leí el resumen de este libro pensé que sería la típica novela erótica: un joven rico conoce a una dulce chica y a partir de ahí todo es sexo. Pero me llevé una grata sorpresa.
La protagonista, Olivia Taylor, o Livy, es una chica muy tímida que solo se centra en su trabajo en la cafetería y en cuidar a su abuela. No se permite disfrutar de la vida porque piensa que no tiene derecho por errores que cometió en el pasado y por errores de su madre. Sus únicos amigos son Sylvia, una compañera de la cafetería y Gregory, su amigo gay de toda la vida
Por otro lado nos encontramos con Miller, un guapo desconocido del que apenas se sabe nada aparte de que es muy meticuloso a la hora de hacer las cosas más cotidianas.
Juntos son una pareja explosiva.
Desde el primer momento Livy intenta evitarle, no verle para así no despertar todos esos sentimientos que solo él le está provocando. Le esquiva por miedo, miedo a descontrolarse y volver a ese pasado oscuro del que lleva huyendo más de 5 años. Pero poco a poco, Miller consigue que Livy baje todas esas barreras, le confiese sus secretos más ocultos, algo que ni siquiera sabe su abuela.
Parte de ese acercamiento lo provoca su abuela al invitarlo a cenar un día a casa, porque solo ve en él un chico guapo y elegante que puede ser un buen partido para su nieta.
La figura de la abuela es muy importante. En todo momento intenta que Livy salga, se divierta y no desperdicie su juventud por los errores cometidos por su madre en el pasado. También la figura de Gregory le ayuda mucho. Es su mejor amigo e intenta que no se quede encerrada en casa y, cuando no consigue sacarla de casa, se queda con ella y le monta su propia fiesta en casa. Ambos son los dos pilares fundamentales en la vida de Livy
Al menos hasta que aparece en escena Miller y le pone el mundo patas arriba. Empieza a descubrir lo que es ser amada de verdad y de manera incondicional a pesar de los secretos y todo ese peso que lleva arrastrando desde hace demasiado daño.
A pesar de estar escrita en primera persona desde el punto de visto de Livy, no nos permite conocer al personaje desde el primer momento, la autora nos va desvelando poco a poco cómo es la verdadera Livy, qué esconde y por qué no deja que nadie se le acerque. Las escenas de sexo, aunque se supone que son la parte esencial de la historia, no tienen gran importancia, solo da los detalles justos para que puedas medio imaginar las situaciones en las que se encuentran los personajes, pero sin darle tanta importancia como se les da en otros libros de este mismo género.
Es una novela muy entretenida para pasar el rato, puede que no sea mi novela favorita, pero tiene el punto de “ahora sí, ahora no” que se traen tanto Livy como Miller hace que te enganche a la historia


FRASES FAVORITAS
No estoy preparada para que me parta el corazón

En sus atractivos labios se dibuja una sonrisa casi imperceptible que indica que sabe que estoy fingiendo seguridad, pero continúo mirándolo, sin flaquear. […] No ha hecho nada extraordinario, pero la sensación es más que extraordinaria. Jamás había sentido nada igual… hasta que lo conocí.

Los hombres no quieren nada más que una mujer bonita en su cama, que es precisamente la razón por la que me privo de la posibilidad de ser amada. No de ser deseada, pero sí de ser amada. Nunca he querido ser como mi madre, y sin embargo aquí estoy, a punto de caer en la degradación.