lunes, 17 de octubre de 2016

Reseña: Need You

FICHA TÉCNICA

Título: Need You

Título original: Did I mention I need you

Saga a la que pertenece: You 2

Autora: Estelle Maskame

Editorial: Planeta

Nº de páginas: 440 págs

ISBN: 9788408149989





SINOPSIS
Ha pasado un año desde que Eden Munro vio por última vez a su medio hermano – confesémoslo, también su amor secreto – Tyler. Desde entonces no ha escatimado esfuerzos por olvidarlo y luchar contra ese amor prohibido que avergüenza a ambos. Pero cuando Tyler la invita a reunirse con él en Nueva York durante el verano… su determinación flojea. Mucho.
Ahora Eden y Tyler deben enfrentarse a sus verdaderos sentimientos y actuar en consecuencia ¿Será su amor suficiente para superar las adversidades que se abren entre ellos?
¿Tendrán la valentía para admitir lo que sienten ante sus amistades y su familia? ¿El anhelado reencuentro servirá para poner fin a este amor prohibido, o por el contrario avivará más la llama del deseo?


RESEÑA
A pesar de que dicen que las segundas partes nunca fueron buenas, en este caso se hace una excepción y de las grandes.
La historia empieza esta vez en el verano, enlazando la última frase del primer libro con el comienzo del segundo: verano en Nueva York, 6 semanas solos Eden y Tyler. Este año que han estado separados ha hecho que sus vidas cambien: Eden ahora está con Dean desde que se trasladó a Santa Mónica para su último año de instituto y Tyler lleva todo el año en Nueva York dando charlas sobre el maltrato contando su propia experiencia junto con otros compañeros.
Tras dejar su relación por imposible y fingir que son simples hermanastros, Eden va a hacerle una visita a Nueva York y estando allí se dan cuenta que, a pesar de todo el tiempo que ha pasado, los sentimientos siguen ahí, que nada ha cambiado entre ellos y es cuando se dan cuenta de que si de verdad quieren estar juntos va a haber gente en contra y gente que les apoye y que nadie más importa que ellos.
Nos volvemos a encontrar con una Tiffani malvada, que solo piensa en su propio bien, aun sabiendo que hace daño a los demás, es más, yo creo que disfruta siendo mala. Casi consigue su propósito de separar a Tyler y a Eden, pero su amor es más fuerte de lo que se podría esperar en dos adolescentes. Y por otro lado Dean, el dulce Dean, que está enamorado de Eden y que no haría daño a una mosca. Se encuentra con una situación que lo sobrepasa y que no entiende, solo sabe que ha perdido a Eden y sufre por ello.
Todas las aventuras que viven a lo largo de las 6 semanas que están en Nueva York les hacen ver que el amor que sienten el uno por el otro es igual o más intenso que el primer día, que se necesitan el uno al otro y que vivir separados no les hace ningún bien.
Espero con ansia que salga la tercera parte de esta historia que me ha enganchado desde el primer momento y ver así como acaba este cuento, espero que sea un cuento de hadas, porque son una de las parejas de libros que más me han gustado hasta ahora.

FRASES FAVORITAS
-No sé cómo se siente uno cuando está enamorado – admite Tyler con una carcajada franca- , pero si el amor es pensar en alguien cada segundo del día… Si significa que tu humor cambia cuando esa persona se acerca… Si estar enamorado significa que harías cualquier cosa por ella –murmura-, entonces estoy perdidamente enamorado de ti.

Al rato regresa Snake con un vaso de cerveza en cada mano y una amplia sonrisa en la cara. Está tan contento que creo que ni siquiera nota lo nerviosos que estamos Tyler y yo. Tyler se ha vuelto a enderezar en su asiento, lo más lejos posible de mí, y yo me mordisqueo el labio con la esperanza de que nadie descubra que somos hermanastros. Es imposible que lo sepan, pero me da la paranoia al saber que seguramente hayan visto como Tyler me susurraba al oído y me tocaba.

-Di algo.
-¿Qué?
-En español –aclaro-. Di algo en español.
Tyler frunce el ceño
-¿Por qué?
-Porque me gusta
Piensa durante un rato largo. Puedo ver cómo le da caña a su cerebro, para decidir qué decirme, como si necesitara un minuto para construir una frase. Tal vez no lo hable con tanta fluidez como yo pensaba.
-Me estoy muriendo por besarte – murmura muy bajo, casi con la voz ronca.
Inclinándose hacia delante, cruza los brazos sobre la mesa y me mira con intensidad, y me doy cuenta de que estamos tan cerca el uno del otro que casi puedo sentir su aliento mientras habla. Hace que el mío se me atragante en la garganta.
-Te acabo de decir que la camarera viene hacia nosotros.