Reseña: Tropezando en el amor


Título: Tropezando en el amor

Título original: -

Saga a la que pertenece: -

Autora: Raquel Antúnez

Editorial: Besos de papel

Nº de páginas: 267 págs.

ISBN: 9788494672927

Gracias a la Editorial por el ejemplar


Vero, una treintañera algo tímida, decide regresar a estudiar y un día se tropieza con él en la biblioteca: su piedra en el camino… es sensual, es cautivador, es guapo… mas asimismo es irrazonables, egocéntrico, ególatra y un cautivador de víboras. Va a ser como esa piedra que se te cuela en el zapato fastidiándote la vida y que no consigues sacarte agitando el pie.
Mas entonces Vero descubrirá algo —o mejor dicho alguien— a su lado. De casualidad asimismo se ha tropezado con él, o bien no… no lo sabe bien. ¿Quién es? ¿De qué manera ha llegado hasta allá? ¿Y por qué razón diablos no puede perdurar eso eternamente?
¿Cuántas veces has tropezado en exactamente la misma piedra? ¿Y en exactamente el mismo amor? ¿Cuántas veces te has empeñado en que o bien es la persona de tu vida cuando en el fondo sabes que no es más que un lastre?



Hola amores!!
Hoy os traigo un libro que me genera sentimientos encontrados porque no sé si me encanta o lo voy a odiar, estoy todavía indecisa.
La historia empieza con Vero, una joven de treinta años que, después de unos años decide volver a la facultad y continuar sus estudios. Un día, estando en la biblioteca, se reencuentra con un antiguo profesor suyo, Hugo. Él le invita a comer y ahí empieza una extraña relación entre ambos. Noches de sexo increíbles y alguna que otra cita, para resumir.
Pero al poco tiempo, él le confiesa que está prometido y todo el mundo de Vero se desploma. Y tiene que decidir qué hacer con esa relación tan dependiente que tiene Hugo con ella. Al mismo tiempo, irá conociendo a Rubén, un chico que está de escándalo y que está pendiente de ella. Con él tiene una conexión especial que le hace olvidar, temporalmente, toda su situación con Hugo.
Las idas y venidas entre Hugo y Vero causan cada vez más conflictos internos en Vero y al final tendrá que decidir si está dispuesta a dejarse manejar toda la vida por Hugo o va a continuar con su vida sin dejar que le maneje nadie.
La historia desde el minuto uno me ha encantado. Pero he odiado al personaje de Hugo desde que se sincera con Vero y la destroza. Además, la manera de utilizarla y no dejar que se aleje de él y que ella pueda continuar con su vida, hace que me caiga peor todavía si cabe.
Vero, al principio, me parece idiota. No entiendo cómo, lo que empezó como una noche de sexo cualquiera, puede dejar que continúe hasta el punto de destrozarla como lo hace. Pero cuando conoce a Rubén, poco a poco se va encauzando y recupera esa vitalidad y fuerza que le caracterizan. La evolución que tiene la protagonista es increíble, da un cambio radical a su vida después de tocar fondo.
Rubén, por último, me encanta. Desde el minuto uno demuestra su cara, sin esconderse ni tener segundas intenciones. Solo quiere sexo sin compromiso y lo deja claro desde el primer momento. Aunque hay cosas en las que el corazón manda sobre la razón.
En un día me he leído el libro. La forma de escribir de la autora hace que la lectura sea ágil y sencilla.
Como resumen podría decir que el libro es intenso, a veces se odia a los personajes y a veces les quieres, pero de igual manera sigues adorando la historia. Un romance 100% real, de la vida cotidiana.


Vero se había metido en su vida, en su cabeza y en su corazón y él no había hecho nada por evitarlo.

—¿Estás enfadado conmigo por algo? —insistió.
—No.
—¿No vas a decirme nada?
—No
—¿No vas a despedirme por insultarte? —esto la estaba cabreando mucho.
—No.
—¡Gilipollas! Estúpido gilipollas.
—No tientes a la suerte —dijo Rubén levantando la cabeza del teclado.

—¿Qué te pasa? —preguntó ella al fin—. Pensé que la tímida era yo.
—Me he quedado un poco descolocado porque de pronto he dudado de si te sentiría bien que te trajera a casa.
—No te preocupes, está bien. Se nota que te has esforzado por preparar algo bonito. Tenemos intimidad y tranquilidad... para hablar —respondió Vero sonrojándose.








 
FREE BLOGGER TEMPLATE BY DESIGNER BLOGS