lunes, 27 de marzo de 2017

Reseña: Calendar Girl 4

FICHA TÉCNICA

Título: Calendar Girl

Título original: -

Saga a la que pertenece: Calendar Girl 4

Autora: Audrey Carlan

Editorial: Planeta

Nº de páginas: 528 págs.

ISBN: 9788408163022





SINOPSIS
Después de un año lleno de pasión, lujo y glamour, el viaje de Mia llega a su fin. DOCE MESES. MUCHAS VIDAS POR DESCUBRIR. UN AMOR VERDADERO Mia y Wes. Wes y Mia.
Cuando se conocieron en enero sintieron algo especial, algo que nunca habían experimentado y que no supieron cómo afrontar. Ahora, meses más tarde, sus vidas han cambiado y sus caminos se han convertido en uno solo. Son Mia y Wes, dos almas gemelas, dos enamorados viviendo en su paraíso particular…Siempre han sabido que estaban predestinados a estar juntos, pero ahora que ha llegado su momento la vida les vuelve a poner a prueba. ¿Será su amor suficientemente fuerte para vencer todos los obstáculos y convertir todos sus sueños en realidad?


RESEÑA
Gran final para una gran saga, sin duda una de mis favoritas.
En este caso, cambia la dinámica del libro. Al haber saldado la deuda de Blaine, ya no tiene que seguir trabajando como scort para su tía Millie, pero sigue trabajando con ella, que se convierte en su agente, consiguiendo así grandes ventajas para Mía.
Durante el mes de Octubre, se dedica a desarrollar el nuevo empleo que su tía Millie le ha conseguido en un programa de televisión, así como a curar a su querido Wes, el cual ha sufrido mucho y necesita su apoyo, amor y cariño para superarlo. Vemos una Mía completamente distinta, entregada a su chico y labrándose un futuro con el que está feliz y en el que se ve trabajando.
A lo largo de Noviembre y Diciembre, junto a Wes, vemos como va creciendo a nivel profesional y como persona. Pero no todo es bueno. Wes tiene muchas pesadillas, su padre está en el hospital y, a pesar de poder dedicarse a lo que le gusta de verdad, la monotonía de su vida hace que en algunos fragmentos la lectura sea lenta y muchas escenas sean repetitivas.
Pero en Noviembre esas escenas repetitivas van desapareciendo para dar un giro a la historia y te vuelve a enganchar.
Nos volvemos a encontrar con Mason, Rachel, Anton y Heather, que la ayudan con su trabajo. Y también vuelve su reciente gran familia, que se encarga de ser su punto de apoyo cuando el pasado empieza a atormentarla.
Sin duda creo que lo que más me ha encantado ha sido ese último capítulo de ¿qué fue de ellos? Unas últimas páginas dedicadas a todos esos personajes que han participado en la saga, los buenos y los no tan buenos, que permite cerrar todas las historias y saber cómo han acabado todos los personajes tras el paso de Mía por sus vidas. Esa manera de cerrar te permite descansar y no imaginar mil posibilidades para cada uno de los personajes.
Como esperaba de este libro, Audrey no me ha defraudado y ha sabido combinar perfectamente el romance con el sexo, la acción y el drama, dando una mezcla perfecta que engancha y te pega a las paginas, olvidándote del resto hasta que acabas.

FRASES FAVORITAS
Aunque, a su modo, esencialmente estuviera bendiciendo mi relación con Wes, todavía lo quería en mi vida. Siempre sería una parte de este viaje y lo amaría hasta el día que muriera. Era sólo que amaba más a Wes. Estaba enamorada de él y necesitaba que regresara a casa.

Al fin lo tenía todo. Felicidad. Familia. Amigos. Un hermano. A mi hermana no le faltaba de nada. Mi padre estaba recuperándose. Tenía a un hombre que me adoraba y que quería pasar el resto de su vida demostrándomelo. Y, por mi parte, yo pensaba pasarme el resto de la mía demostrándole que yo también lo adoraba a él.

—Creo que, cuando uno está enamorado, el sexo siempre es así de bueno. Nuestros cuerpos se convierten en manifestaciones físicas de nuestro compromiso. Cuando es algo honesto y real, el resultado no importa. Lo importante es el hecho de estar juntos y conectar física y mentalmente para asegurarnos de que seguimos siendo uno.

No se puede planear todo aquello que es hermoso. A veces la belleza toma forma justo delante de una.

Ese día, junto a Max y su clan, Maddy y su chico y la familia de Wes, por fin lo comprendí. Ya no estaba nadando en un pequeño charco con tan sólo un par de personas a las que pedir ayuda, sino que ahora me encontraba en un océano de posibilidades en el que toda la gente que me rodeaba estaba dispuesta a echar una mano y a arrojarme un chaleco inflable cuando las aguas de la vida estuvieran demasiado agitadas para seguir nadando.

Esos ojos me cautivaron desde el primer día, desde la primerísima vez que se quitó el casco de motorista y el sol iluminó esas esferas llenas de sentimiento. En ese instante supe que ella sería mi final. Lo que no sabía, sin embargo, era que también sería el principio y la mitad. No quería conocer un mundo en el que no estuviera Mia. Ella hacía que los días oscuros fueran luminosos; los duros, suaves, y los buenos, directamente magníficos. No había nada que yo no estuviera dispuesto a hacer por la mujer que en ese momento caminaba hacia mí lista para acogerme en su vida como marido. Sólo esperaba ser todo lo que ella necesitaba. Ahora, yen todos los días por venir.